Skip to content

Crise e Autogestão

November 5, 2010


Crise e Autogestão

BUENOS AIRES, nov (IPS) – El colapso financiero y político de 2001 multiplicó en Argentina la cantidad de empresas abandonadas en un mar de deudas por sus dueños, muchas de las cuales luego fueron reactivadas por sus trabajadores. Hoy, con la economía ya en expansión, la autogestión se afianza como alternativa.

Las empresas recuperadas por el sistema de autogestión ya suman 205 y sus trabajadores son 9.362, según un estudio publicado este mes. Datos que revelan un notable crecimiento respecto de 2004, cuando sumaban 161 las unidades con 6.900 operarios.



¿Cómo es que un fenómeno que emergió como una tabla de salvación tras el colapso económico de 2001, en lugar de apagarse crece y se afianza en épocas de bonanza?”, preguntó IPS al coordinador de esta investigación, Andrés Ruggeri.


“Los trabajadores aprendieron que la autogestión es una alternativa posible para poner la empresa a producir. Eso antes era impensable, pero ahora la experiencia se incorporó a su caja de herramientas como una salida viable”, respondió. (…)

En ese crecimiento de las empresas autogestionadas aparece una gran variedad de actividades, como fábricas de alimentos, metalúrgicas, textiles, frigoríficos, fábricas de calzado, de plástico, de cerámica, vidrio, caucho, empresas gráficas, de transporte, gastronómicas, de salud y hasta un hotel de cinco estrellas. (…)

Los trabajadores, en su mayoría, forman cooperativas y deciden en asambleas el destino y la gestión de las firmas, mientras reciben asesoramiento y apoyo de otras empresas recuperadas y también del Estado.

Otros países latinoamericanos viven experiencias similares. Según el programa, hay 69 fábricas recuperadas en Brasil, una treintena en Uruguay, 20 en Paraguay y cada vez más en Venezuela. También comienzan a verse casos en España, anticipó Ruggeri. (…)

“Las empresas recuperadas son una realidad consolidada del panorama laboral, económico y social del país y han llegado para quedarse y seguir creciendo”, concluye el estudio. Tienen dificultades, pero sus potencialidades son enormes. (…)

A pesar de estas dificultades, encontraron el modo de mantener su inserción en el mercado doméstico y también exportar. Según el informe, 15 por ciento de las firmas recuperadas colocan parte de su producción en mercados externos y 60 por ciento de ellas se cree que también podrían hacerlo.

La cooperativa La Nueva Esperanza encontró un atajo propio. “Es algo que inventamos nosotros, le vendemos a Brasil, a Paraguay, a Chile y a Uruguay, pero no exportamos sino que los clientes fijan un domicilio en provincias argentinas vecinas a sus países”.

Para este trabajador, no hay vuelta atrás. Al contrario, tienen miras. “Nuestra meta es avanzar, incorporar nuevas máquinas, personal y seguir creciendo”, declara. (…)

El avance de las fábricas de solidaridad

Por Marcela Valente


Advertisements
Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: